martes, 22 de julio de 2014

Juan Eugenio Liébana presenta su nueva novela "Los hijos de la diosa"

[FUENTE: Torredonjimeno directo]
Manuel Campos — 22 julio, 2014

Nos encontramos con el escritor tosiriano Juan Eugenio Liébana en el patio de su casa, protegidos bajo un toldo que aminora el suave calor de julio ya a media mañana, aunque una ligera brisa pone una nota de fresca caricia en el ambiente luminoso del verano en nuestra campiña. Él y su esposa nos reciben amablemente, y pasamos a continuación a hacerle algunas preguntas que puedan orientar a los lectores de ·Torredonjimeno directo” sobre el origen y la temática del libro recién salido de las imprentas de Editorial Tandaia.

Manuel Campos- Buenos días, Juan Eugenio, en primer lugar nos gustaría saber cómo surgió la idea de escribir este libro y cuando ha aparecido.

Juan Eugenio Líebana- Buenos días, ante todo quiero dar las gracias a “Torredonjimeno directo” por la amabilidad y prontitud con que se interesa por mis publicaciones. Pues bien, desde hace años estoy interesado en la narrativa centrada en la Prehistoria, un periodo de la Humanidad que me fascina. He escrito varios títulos sobre este tema, pero es éste el que ha visto la luz, como consecuencia de que lo mandé a un concurso y los editores lo leyeron y se interesaron por el libro con vistas a su publicación. En cuanto al tiempo, la verdad es que desde que empiezas a tomar notas y documentarte sobre el periodo histórico hasta que el libro está terminado, pasan al menos  tres o cuatro años. En las librerías, incluidas las de Torredonjimeno, acaba de aparecer hace muy pocos días.

M. C. -¿No es la Prehistoria un periodo muy lejano y diferente de la Humanidad actual?

J. E. L.-Según se mire. Si nos fijamos en los avances de los dos últimos siglos, es decir, en las revoluciones industrial y de las tecnologías de la comunicación, los cambios son extraordinarios en esos aspectos, pero todos los especialistas coinciden en afirmar que el hombre del Neolítico, de hace alrededor de diez mil años, era ya un hombre sapiens sapiens, esto es, que aprendía, sabía y pensaba, nuestro antepasado inmediato, muy similar al hombre actual, aunque con culturas primitivas, como es lógico, que han evolucionado hasta la actual. Esto es muy poco comparado con la evolución humana anterior, que es de cientos de miles de años, recuerda los hallazgos de Atapuerca.

M. C. -¿Crees interesante ese mundo para el lector actual?

J. E. L.-Por supuesto que sí. Es más, creo que es fascinante. Fíjate en que la cultura ha evolucionado desde la Prehistoria de forma más o menos rápida, pero las culturas de los humanos actuales no son sino continuación de la de aquellos de la Edad de Piedra. Yo investigué mucho antes de empezar a escribir y llegué a la conclusión de que nos podemos reconocer en muchos aspectos en la cultura neolítica: lenguaje, explotación de los medios naturales, agrupamientos humanos, creencias, sentimientos, cantos, etc.

M. C. -¿Qué destacaría especialmente en su novela “Los hijos de la diosa”?

J. E. L.-Es difícil señalar un aspecto, pero creo que ese “adentrase el lector” en el mundo del hombre prehistórico y percibir a éste como un “compañero de viaje” en la Historia, que se adaptaría perfectamente a nuestra cultura si lo trasladáramos a ella desde la niñez. La adaptación de los adultos sería más difícil, pero esto también nos pasa a nosotros, fíjate en las experiencias que cuentan los emigrantes, por ejemplo.

M. C. -¿Nos puedes resumir el tema de la novela?

J. E. L.-Podría, pero prefiero que lo descubra el lector. La sorpresa añade placer a la lectura.

M. C. -Muchísimas gracias, ¿está terminando alguna otra obra?

J. E. L.-Bueno, siempre tengo varias en marcha. Ya veremos. El final de una obra es impredecible, y muchísimas gracias a vosotros por vuestras atenciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario